Estreno mundial del primer film Boliviano en Bolonia


Un filme mudo boliviano, “Wara Wara”, del pionero del cine José María Velasco Maidana, ha vuelto a ver la luz de un proyector público después de 80 años en el marco de la 24a. edición del Cine Recobrado, que se celebra esta semana en Bolonia.
La copia, restaurada por el Laboratorio de la Imagen Recobrada por cuenta de la Cinemateca Boliviana, se exhibió en estreno mundial y fue presentada al público de expertos y cinéfilos por Stefano Lo Russo, quien durante dos años fue jefe del archivo de esa institución y el encargado del proceso de dar nueva vida al filme de Velasco Maidana.

Ayudado por Fernando Vargas en teleconferencia desde Cochabamba, Lo Russo explicó tanto la historia del filme y su hallazgo, en 1989, en un baúl en la casa del autor el año de su muerte en el exilio en Estados Unidos, como su restauración a partir de 17 rollos y 7 cajas de nitrato inflamable realizada en Alemania e Italia.

“Wara Wara”  “es un caso único en la historia del cine mudo latinoamericano de un filme explícitamente indigenista que cuenta la conquista del subcontinente de parte de los vencidos a partir del amor prohibido entre una princesa inca y un oficial español”, afirmó Lo Russo.

La película fue la segunda de las tres que rodó Velasco Maidana entre 1925 y 1933, año en el que volvió a su primer amor, la música, que lo llevó a fundar la Orquesta Sinfónica Nacional de Bolivia y a ser uno de los compositores más famosos de América Latina.

“Todo lo que sabíamos de ’Wara Wara’ eran las críticas de la época mientras toda copia había desaparecido de la circulación como muchas de las obras de los pioneros bolivianos”, declaró Vargas desde Cochabamba.

“Recién a su muerte, en 1989, sus deudos encontraron un baúl en la casa de su familia que contenía latas de película y algún material publicitario, pero ningún guión ni lista de secuencias que nos pudieran ayudar a reconstruir el filme”, continuó.

“Gracias a haber pasado 60 años encerrado en un baúl en un clima óptimo para su conservación, el material fílmico se salvó de la destrucción y se pudo hacer en 1996 un contratipo negativo y una copia de trabajo de ’Wara Wara’ en el laboratorio Taunus de Munich”, prosiguió Vargas.

“Solo en 2008 se dio con el paradero del material faltante y se pudo hacer la restauración en Bolonia y el montaje definitivo en Bolivia”, agregó.

Vargas se encargó de dar continuidad al material valiéndose de artículos de la época y, en parte, de la pieza que sirvió de base argumental al filme, “La voz de la quena” de Antonio Díaz Villamil, codirector de la película.

Pero Velasco Maidana introdujo cambios fundamentales en la trama, incluyendo cuatro personajes nuevos y un final feliz.

“Para algunos puristas todo esto puede ser una profanación filológica pero entre ver una película señera de la historia del cine boliviano con estas libertades y no verla en absoluto preferimos lo primero”, afirmó Lo Russo.

“Después del estreno mundial en Bolonia, las tres copias que hemos hecho partirán para Bolivia y el filme será exhibido en un festival de cine mudo en Sao Paolo, Brasil, luego de lo cual volverá a encontrar un público de apasionados”, declaró Lo Russo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s